Un crimen perfecto, un testigo sin rostro y Theodore Boone, quien sabe tanto que tal vez sepa demasiado. El joven aprendiz de abogado se ve involucrado inesperadamente en el juicio de un sensacional crimen: se ha cometido un asesinato a sangre fría y su autor está a punto de salir indemne.

Theo es la única persona que conoce la verdad y decide arriesgarlo todo para conseguir que se imparta justicia. Theo había soñado siempre con ser un gran abogado, de hacer una gran carrera en los estrado, y en verdad lo tenía todo para conseguirlo, pero no esperaba en ningún caso encontrarse tan pronto en los tribunales.

Theodore Boone, trece años, hijo único de dos prestigiosos abogados de la ciudad de Strattenburg, conocedor de todos los jueces, de la policía, del secretario judicial, familiarizado desde niño con el complejo mundo de las leyes, es el protagonista vocacional de esta trepidante novela. Intriga y suspense se suceden desde la primera línea hasta al final, y son los elementos fundamentales con los que John Grisham, el maestro indiscutible del thriller judicial, elevó el género a la categoría de best-seller en todo el mundo.