Doña Ana de Austria ha vivido la mayor parte de su vida recluida en un convento por orden de los monarcas, Felipe II y Felipe III. Aunque realmente lo que ella quería y buscaba ser amada y poder amar, tanto a sus padres que no conoció como amar a un hombre y a los hijos […]